Hatha Yoga

Karma

En este mundo hiperglobalizado y moderno conviene recordar más a menudo que somos el producto de muchas culturas, unas ya desaparecidas y otras transformadas.

El legado de India es manifiesto. El yoga ha llegado a nuestras vidas, ese que una vez estuvo presente incluso aquí, en nuestra península ibérica en forma de ayurveda, expulsado por unos en determinado momento histórico y objeto de recelos por parte de otros que colonizando la India quisieron que sus métodos de medicina y su industria farmacéutica fueran los imperantes.

Entre unas y otras en este punto estamos, si el siglo XX fue el siglo de la irrupción de la mujer en el yoga, este siglo XXI es en sus comienzos el del batiburrillo de conceptos milenarios que se mezclan con nuestra psicología, psiquiatría y religiones minoritarias, mayoritarias, con escrituras sagradas o sin ellas.

Por fin, puedo decir con satisfacción que soy instructora de yoga gracias a la Escuela Internacional de Yoga con sede en Cádiz, y si hay algo en todo lo aprendido este año en mi formación  que veo que crea confusión entre las gentes hoy en día es el concepto de karma. Interesante. Hablemos un poco del tema.

“Siembras una acción y cosechas un hábito.

Siembras un hábito y cosechas un carácter.

Siembras un carácter y cosechas un destino.

Tú lo construyes y puedes moldearlo de acuerdo

Al cultivo del pensamiento noble y de la acción virtuosa”.

Bastante actual además, todo sea dicho, fácilmente una puede observar que en todos los planos una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Ahí también entra a tomar parte el karma, en el plano mental, no se nos olvide.

Karma además de un concepto muy valioso es una de las sendas principales del yoga, el yoga de la acción. Pero como concepto, hablamos mucho de él refiriéndonos a la ley de causación que opera en todos los planos de la vida. Su fundamento se encuentra en la creencia de que cualquier causa tiene siempre un efecto, y a su vez, dicho efecto se convertirá en causa.

Esta teoría de la causalidad incluye acciones tanto en el plano físico como en el mental. Toda acción tiene una reacción que es de igual fuerza y de naturaleza similar. Los actos, bien sean bondadosos o malintencionados, todos tienen su propio efecto.

Y bien, ¿por qué nos suena que karma y reencarnación están relacionados? Por la ley de compensación y la de retribución que incluye esta doctrina. Compensación que mantiene el equilibrio y abarca toda la existencia incluso más allá de una sola vida (reencarnación), y retribución, todo lo que hace el ser humano también se lo hace a sí mismo.

Potente, ¿verdad? A mí me lo parece.

3 tipos de karma

Sanchita Karma, es el almacén donde se acumulan las acciones pasadas cuyos frutos no han sido recogidos todavía.

Prarabdha Karma, karma asignado para la vida presente conformado por una parte del Sanchita. Esta parte, según este sistema de pensamiento, no puede evitarse. ¿Destino?

Agami Karma, karma que por ignorancia, se crea en la vida presente y se acumula como Sanchita para otras vidas. Lo bonito de esto para mi es cuando se dice que el sabio sabe evitar la creación del Agami gracias a la práctica espiritual ya que logra desidentificarse de los frutos de sus acciones y así agotar Sanchita y Prarabdha para alcanzar la liberación. ¿Desapego?

De esto que se diga que el camino espiritual es largo, nuestra mentalidad occidental lo quiere todo ya, quiere saber meditar en un mes, quiere ser mejor persona practicando cinco sesiones de yoga, quiere todo ya, aquí y ahora, qué despropósito.

 

Cadena de samsara

La vida de un individuo no se considera como un hecho aislado, sino dentro de un entramado de relaciones causa- efecto mucho más amplio. Quizá el nacer, morir y renacer sea una metáfora, esa rueda que siempre vuelve es lo que se conoce como cadena de samsara. El deseo, el pensamiento, la acción y la cosecha de los frutos conforman el concepto.

 

Samskaras

El sánscrito y sus conceptos. Este de samskara se refiere a nuestras impresiones mentales de lo que somos o de lo que nos rodea, o en la teoría impresiones mentales de vidas presentes y pasadas que van de un nacimiento a otro. Aquí es donde viene a ayudarnos la Shadana o práctica espiritual, nos ayuda a destruir estas impresiones mentales poco a poco hasta alcanzar el estado de yoga perfecto y el deseo de renacer termina.

Autorresponsabilidad

El concepto de samskara introduce en la filosofía del yoga la autorresponsabilidad.

Qué liberador eso de pensar que no existe el bien o el mal absolutos y no hay una entidad que envía el mal, ¿verdad?, si este tema se planteara con honestidad en muchos despachos del mundo otro gallo cantaría.

Un apunte histórico es que la doctrina del renacimiento fue probablemente desconocida en los Veda. La primera mención inequívoca de estos conceptos se halla en un pasaje del Brihadaranyaka Upanishads.

En cualquier caso, y sea cual sea la creencia que cada ser humano alberga en su mente y en su interior, la vida va desplegando su sentido a través de las propias acciones. Swami Sivananda la expresaba de la manera que indicábamos más arriba.

  2 comments for “Karma

  1. rosa bernal
    Agosto 1, 2016 at 2:52 pm

    Hola guapae alegro mucho de tu nuevo título espero que des pronto clases que voy a apuntarme contigo…ahhh por si no sabes quién soy…la amiga de tu hermana la de la casa blanca….

    • elenanbernal
      Agosto 20, 2016 at 10:47 pm

      Gracias Rosa! Descuidaque en cuanto piense en dar clases de aviso, auún tengo que organizarme!

Comments are closed.